Version en ingles

martes, 22 de septiembre de 2015

Independencia para Cataluña

El próximo domingo hay elecciones al parlamento de Cataluña y a nadie se le escapa que tienen un caracter excepcional.

Que dos partidos políticos y una parte no despreciable de la sociedad catalana encuentren la forma de presentar una lista conjunta con un plan concreto para hacer que Cataluña sea un estado independiente es en sí mismo excepcional y sólo los necios pueden negar tal evidencia.

Se han dicho muchas cosas como que estaría fuera de Europa y del euro e incluso pronósticos siderales como que "una Cataluña independiente vagaría por el espacio" y otras fábulas.

Seamos objetivos y tratemos de algo que nadie ha hablado hasta ahora. Queda claro que una Cataluña independiente de momento estaría fuera de la OTAN pero lo mejor es que tampoco pertenecería al CIP y eso es muy importante para nosotros.

Por si alguien no está al corriente, el CIP (Comisión Internacional Permanante para la prueba de armas portátiles http://www.cip-bobp.org/) regula que todas las armas y municiones fabricadas por un país miembro deben pasar una serie de pruebas en el país de fabricación por un laboratorio oficial. Y lo mismo se aplica a las importaciones.

No pertenecer al CIP significaría que en Cataluña podríamos fabricar armas y municiones de la misma forma que se hace en Estados Unidos, donde tampoco existe ese tipo de burocracia. El control lo hace el mercado y si algo no funciona o no interesa simplemente no se vende.

Esto facilitaría también nuestra actividad ya que hay otros países de nuestro entorno con una gran tradición en el uso de armas de fuego que no pertenecen al CIP como Suiza, Noruega o Suecia y en consecuencia no exigen que se cumpla en sus importaciones.

Podríamos disponer de armas y calibres para actividades de R+D que no se pueden importar porque simplemente no están regulados por el CIP pero sin embargo se utilizan en Estados Unidos porque allí el cumplimento de la normativa americana (conocida como SAAMI) no es obligatoria.

Quizás habría otras dificultades, no lo niego. La independencia está claro que no es la solución más sencilla, pero de momento a nosotros nos abre una puerta que en España es impensable.